martes, 20 de octubre de 2020

Regalito de Reyes (Recargado)

Publicado originalmente por ZekY´s el 5 de julio de 2007.


Este relato es uno de los primeros que escribí en aquella primera versión de nuestro blog, cuando se llamaba BANANAS EN LA CAMA. Cronológicamente hablando, esta historia es la continuación de la que conté en Un poco de satisfacción, aunque este último relato lo haya escrito en abril de este año y el que hoy vuelvo a publicar haya sido escrito en 2007. Así son las cosas en la creación literaria, juas. Pasen, lean y tóquense.


              

              

              

Sé que lo han dicho muchas veces, aunque nunca en mi presencia: ¿Cómo fue que Ezequiel terminó como trabajador sexual?

Lástima que no me lo hayan preguntado a mí directamente. Me hubiera encantado poder explicarles. En primer lugar, les hubiera aclarado algunos puntos concretos que, a mi criterio, no solo están equivocados sino que dan cuenta de cierto desprecio por el modo en que me gano la vida (con el sudor de mis nalgas, por supuesto). Y en segundo término, hubiera intentado demostrarles que el camino de la prostitución no es NECESARIAMENTE el corolario fatal de una historia de violencia, abuso, indigencia y marginalidad, por más que la estadística parezca demostrar todo lo contrario. 

En principio les diría que yo no "terminé" de ninguna manera. Mi profesión actual no es el final de mi vida. Se trata apenas de una actividad que me permite vivir dignamente (sí, DIGNAMENTE) e incluso gozar de ciertos lujos a los cuales no pueden acceder la mayoría de los trabajadores “convencionales". Además, hay un futuro para mí también y, cuando ya no me sea rentable continuar en el negocio, afrontaré otra ocupación con el mismo profesionalismo y el mismo respeto con los que hoy desarrollo ésta. 

Aclaro, por otra parte, que la denominación "trabajador sexual" no es de mi total agrado. Me resulta muy sociológico, muy aséptico, como quien le tiene asco a su propia mierda, como quien habla de un virus en el espejito del microscopio. Yo prefiero "puto", así a secas, pero me topo con el inconveniente de que aquí, en Argentina, "puto" es todo hombre al que le gusta la poronga, lo haga o no por dinero. Me agrada también prostituto, pero no puedo negar que resulta demasiado catedrático, una palabra confinada a los libros de texto. Lo que sí detesto es que me llamen "taxi boy", no solo por el origen foráneo del término (y como estudiante de letras me arrogo el deber de defender el empleo de mi lengua natal), sino también por su clara connotación despectiva y discriminatoria: un taxi, al fin y al cabo, es un vehículo en el que se monta cualquiera que tenga el dinero para pagar el servicio. Y ése es justamente uno de los prejuicios que, desde hace un tiempo, trato de combatir, a partir de la modalidad de trabajo que me he impuesto. Yo no soy un taxi ni me vendo ni me alquilo por dinero. Solo soy un chico que ofrece servicios sexuales en base a una tarifa. Pero para acceder a esos servicios no basta con tener el dinero. ¡Ni siquiera es imprescindible tener el dinero! Tomando como obvia la exclusión de las mujeres en el universo de personas aptas para acceder a mis partes íntimas, también ha habido y habrá en el futuro hombres vedados, aun cuando dispusieran del efectivo. Del mismo modo, hay otros que han recibido o recibirán esos servicios sin necesidad de un intercambio monetario. Lo que quiero decir es que yo siempre elijo con quien tratar y con quién no. Y las razones de mi elección son diversas, pero siempre supeditadas a mi criterio personalísimo. Hay quienes me acusan de soberbio, de creerme un ser superior al común de los mortales, al resto de mis colegas. Sin embargo, lejos está de mis intenciones negar las realidades de los otros, pero no por ello estoy imposibilitado de manifestar la mía propia y mi caso es prueba palpable de que prostitución no es, necesariamente, sinónimo de marginalidad, de criminalidad, de carencias o de "todo vale". 

En cuanto a cómo llegué a ser prostituto, no es una historia complicada. Insisto en que yo no arrastro un pasado de miseria, de ignorancia o de resentimiento. No he padecido violencia familiar (la tediosa perorata evangélica de mi madre no puede encuadrarse como tal). Tampoco sufrí una tanguera desilusión amorosa ni fui víctima de la trata de personas (aunque conozco de cerca sobrados casos que pueden ilustrar cada una de esas iniquidades que hoy tantos naturalizan). Yo he sido afortunado y, del mismo modo en que elegí una carrera universitaria, también elegí un modo de ganarme la vida: por gusto, por oportunidad y en base a mis talentos y capacidades (¿por qué no decirlo?). 


              

              

              





Tengo veintiún años y me crié en el seno de algo parecido a una familia de clase media acomodada, con madre fanática religiosa y un padrino que ofició como figura masculina y al que le debo la base cultural y afectiva de mi educación. Jamás conocí a mi padre biológico, pero sé que conduce una limusina en Miami y, mes a mes, a lo largo de mis pocos años de vida, ha enviado puntualmente el cheque que me permite acceder a una excelente educación y gozar de una salud inmejorable. Desde temprana edad desarrollé un espíritu crítico que más de un adulto me envidia y el destino puso en mi senda oportunidades únicas que creo haber sabido aprovechar. Nunca (... o casi nunca) me dejé tentar por las drogas y sus cantos de sirena, ni por las atrayentes soluciones fáciles y seguras. No soy perfecto pero estoy orgulloso del trayecto que me ha traído hasta donde hoy me encuentro. Un trayecto que, sin dudas, se inició en un punto incierto de mi pasado, pero comenzó a clarificarse a partir de esa crisis de finales del 2001, durante la cual perdí mi virginidad y gané la resolución de ser auténticamente quien quería ser. 

Después de aquel primer encuentro con Marquitos en el Mc Donnald’s, vinieron otros más. Vivimos una tórrida relación de apenas diez días, período febril durante el cual exprimimos a fondo nuestra intuición y nuestra imaginación, poniéndolas al servicio del placer. No quedó sitio en su casa donde "experimentar" ni posición humanamente practicable. Que yo recuerde, aquellos encuentros furtivos y clandestinos constituyen mis primeras vivencias incuestionablemente felices. Sin que esto signifique que mi vida anterior hubiese sido un mar de lágrimas. Como ya dije, nunca me faltó afecto ni tuve necesidades insatisfechas. Simplemente, hasta ese diciembre de 2001, mi mundo había carecido de altibajos, todo había sido naturalmente plácido, sin estridencias y sin conciencia (claro está) de mis privilegios. Las calamidades de la humanidad no formaban parte de mi universo y yo vivía en medio de una nube de pedos donde la placidez y la perfección se tornaban tediosamente insoportables. Y lo peor es que uno, a esa edad, ni siquiera era consciente ni del tedio ni de la desesperación. 

Por supuesto que no voy a caer en la estúpida dicotomía que compara a los niños pobres que tienen hambre y a los niños ricos que tienen tristeza, como si fueran dos problemáticas que se hallan en el mismo nivel. Ante esa falsa paradoja, defiendo con uñas y dientes la certeza de que la tristeza es mucho menos nociva que el hambre. 

Ese mundo perfecto y aburrido comenzó a resquebrajarse con el arribo de la pubertad, con el nacimiento de nuevas necesidades cuya satisfacción no estaba contemplada en el combo suministrado por la asistencia familiar. El paso de los años parecía alimentar los deseos, al mismo tiempo en que desnudaba las carencias. Yo trataba de ocultar estas nuevas sensaciones recluyéndome en el estudio y en el respeto por las normas impuestas por mi doctrinaria progenitora. Pero fácil es comprender que ese cúmulo de hormonas era, en realidad, una olla a presión que, más temprano que tarde, tenía que estallar. Y cuando eso sucedió, las verdades del mundo se abrieron paso en mi cabeza y la verga de Marcos hizo lo propio en mis esfínteres. En más de un aspecto, el Zekys actual, el verdadero, nació ese día en que me rompieron el culo, ese día en que una pija sacudió las estructuras de mi vida acomodada y me enseñó que en el dolor también puede haber satisfacción. 

No obstante (como dice aquella canción de los setenta que mi padrino solía canturrear mientras fregaba la loza), "todo concluye al fin". Llegado aquel enero de 2002, la familia de Marcos se trasladó a Punta del Este, como era su costumbre de todos los años, y no regresó hasta fines de febrero, cuando ambos estábamos ya en otra cosa. Alguno podrá fantasear con que se trató de una experiencia traumática, pero no lo fue tanto. Lo nuestro había sido solo sexo y para ninguno de los dos pasó de eso. 



              

              

              


Lo que sí fue complicado para mí fue el hecho de que Marcos ya no estaba en la ciudad y yo (que había sobrellevado quince años de mi vida sin relaciones sexuales) ya no podía vivir sin sexo. 

En ese sentido, el 6 de enero, Día de Reyes, fue un día clave. 

Mi computadora venía fallando desde tiempo atrás, pero con un poco de paciencia me conectaba a internet y me permitía chatear. 

La madrugada anterior había conocido a chico_drag85 en una sala de chat y gracias a él conocí a Lukas Ridgeston, quien se convertiría en uno de mis actores porno favoritos. Me dijo que vivía también en La Plata, que tenía dieciséis años y me mandó tantas fotos que terminé la noche pajeándome frente a la pantalla. Se lo conté a chico_drag y él también se calentó, con lo cual compartimos algo así como una sesión de sexo virtual, tras la cual ambos quedamos con una sensación de "poquedad" muy apremiante. Ni lerdo ni perezoso, le propuse encontrarnos en persona y ver la posibilidad de pasar de lo virtual a lo real. Intercambiamos nuestras fotos (yo al menos le mandé una mía; de la que me envió él no puedo dar fe), nos gustamos y nos citamos para el día siguiente. La paja había sido tan explosiva que esa noche no tuve dificultades para conciliar el sueño. 

Al despertar, pasado el mediodía, con la intención de ir entrando en calor, quise ver una vez más las fotos de Lukas pero la máquina ya no quiso arrancar. De hecho, nunca más lo hizo. 

Entré en pánico. A esas alturas, yo ya era un adicto a la internet y la sola idea de no poder conectarme me llenaba de angustia. Solo me consolaba la idea de que esa misma tarde me encontraría con chico_drag y juntos hallaríamos la manera de desahogarnos. Mis experiencias con Marcos me daban una idea de cómo podríamos lograrlo. 


              

              

              




La cita había sido clara: 17 horas en la Plaza Paso, en la esquina de 13 y 44. Yo llegué puntual, bañado y perfumado. Con ropa ligera, acorde a la época del año pero también adecuada ante la posible necesidad de librarse de ella con premura. Sin embargo, chico_drag nunca apareció y después de hora y media de espera, frustrado y deprimido, comencé a caminar sin rumbo. Me sentí feo por primera vez en mi vida. Imaginé que chico_drag había acudido a la cita, pero al verme se había desilusionado. Inseguro y vulnerable, tenía la sensación de que todos me miraban y se burlaban de mí. Y como si no tuviera suficiente con eso, me dolían los testículos. Había acumulado demasiada excitación para nada.

Siempre sostuve que en la vida no existen las casualidades. Después de haber caminado más de treinta cuadras y de haber pasado frente a decenas de negocios similares, cerca de mi casa, me detuve frente a la puerta de un ciber. Tal vez fue solo el cansancio. Tal vez no. Recordé que mi máquina había colapsado y con el propósito de combatir mi frustración con pornografía, entré. 

El local no era muy grande y estaba atestado de computadoras, ubicadas en pequeños cubículos de madera donde apenas había espacio vital para una persona. Era un tugurio desagradable que me despertó cierta claustrofobia. Se escuchaba ruido de teclados pero no se veía a nadie, salvo al encargado, un tipo de unos veintitantos que me sacó una radiografía con la mirada en cuanto me planté ante sus ojos y, sin preguntarme nada ni quitarme la vista de encima, me indicó: 

- Pasá por la 23.

Amplío la descripción del lugar para que puedan imaginar lo que vino después. Los cubículos se alineaban en varias filas transversales a las cuales se accedía por un estrecho pasillo a la izquierda del local. Entre fila y fila, había el espacio justo para que cupiera una butaca y un estrecho pasillito libre por detrás. La razón por la que no se veía a nadie desde la entrada se debía a que los cubículos tenían la altura suficiente como para ocultar a los que estaban sentados ante las máquinas. La que me había tocado en suerte estaba en la quinta fila, la última. Avanzando por el pasillo de la izquierda, pude ver que había solo cuatro clientes, uno de los cuales era un tipo cuarentón, con pinta de abogado, y estaba sentado en mi misma fila, una máquina de por medio. Por alguna razón (¿veleidades adolescentes?) mi mente había barrido la frustración y asomaba nuevamente la básica calentura. Obvio que el abogado me calentó y, como una ráfaga, me imaginé arrodillado frente a él chupándole la verga. El tipo ni me registró. Yo me senté en mi sitio y, luego de verificar la acostumbrada inactividad de mi cuenta de correo electrónico, busqué más fotos de Lukas Ridgeston. La respuesta del buscador se tradujo en decenas y decenas de imágenes en las cuales se hablaba de Lukas en todos los idiomas y se lo mostraba cuan bello y cachondo era: desnudo, vestido, con la pija parada, con la pija muerta, solo, acompañado, en interiores, al aire libre... ¡Un infierno! De pronto el señor con pinta de abogado se levantó de su butaca para retirarse y ¡a mí no me daban las manos para minimizar ventanas! Tarea inútil, porque al hacer desaparecer el primer plano de la verga de Lukas solo lograba dejar en pantalla la escena en la que se coge a Ion Davidov (otro bombonazo checo). Por suerte (o no) el tipo siguió sin registrarme y se fue sin que le llamara la atención mi pornografía. 

Solo ya en la fila y caliente como un radiador, me permití la licencia de bajar el cierre de mi jean para tocarme sutilmente y disipar (al menos en parte) mi estado de emergencia sexual. Como suele suceder en estos casos, uno pierde la noción del tiempo y del espacio. Así fue como, de repente, oí una voz a mi lado que me preguntaba: 



              

              

              

- ¿Tenés idea de cómo se llama ese flaco? 

Era el encargado, que estaba justo detrás de mí con un paño en la mano, supuestamente avocado a la limpieza de máquinas y escritorios. Mi mano izquierda se alejó de un salto de la entrepierna y la derecha trató infructuosamente de dominar el mouse, con el estúpido propósito de ocultar las imágenes una vez más. El encargado solo sonreía. 

- ¿Cuántos años tenés? -me preguntó. 

Obvio que titubeé y al final mentí como un idiota: 

- 17. 

¿No podía haber dicho, por lo menos dieciocho??????? 

El tipo se rió y se sentó a mi lado. Dejó el paño sobre el escritorio y me tomó la mano. Una corriente eléctrica me recorrió todo el cuerpo. Una sensación muy agradable y a la vez inquietante. 

- Vos sabés que, siendo menor, no deberías estar viendo esas cosas ¿no? Me ponés en un compromiso. 


              

              

              



Su voz era serena, pero esa serenidad evidenciaba sus segundas intenciones. Yo estaba petrificado y, al mismo tiempo, consumido por el calor de su mano sobre la mía. Hasta que se recostó en la butaca y se agarró el bulto sin mayores protocolos. 

- Si yo te dejo ver pornografía hasta que se te den vuelta los ojos, ¿vos me devolverías el favor? 

Y se puede decir que recién entonces lo vi con claridad. Al tipo me refiero. No era una belleza pero tampoco era un monstruo incomible. Tenía buen cuerpo, espaldas anchas y un paquete interesante apenas disimulado por el pantalón deportivo. El chabón me sonreía con actitud ganadora. Yo miré a mi alrededor en busca de los demás clientes (los mismos que, de haber existido, no habría podido ver detrás de los cubículos). 

- No te preocupes. -me dijo- Ya se fueron casi todos. Solo hay un viejo que es más pajero que vos y yo juntos y tiene los auriculares puestos. 

Dicho lo cual, estiró el borde del pantalón hacia abajo y me mostró la verga dura que, se suponía, formaba parte del trato. 

- Esta no es una foto –aclaró, por si fuera necesario. 

Mi calentura era tal que no me dejó optar por la prudencia. Tenía mucho miedo (el flaco era un perfecto desconocido y llevaba la perversión tatuada en la mirada) pero también estaba la emergencia de mi entrepierna. 



              

              

              

Casi no lo pensé y, sin emitir palabra, me hinqué de rodillas entre sus piernas para lamer la verga que me ofrecía. Cerré los ojos y mi lengua la disfrutó palmo a palmo. La tomé entre mis manos, replegué el prepucio y recorrí suavemente su glande hasta arrancarle el primer suspiro. 

- ¡Qué bien que lo hacés, putita. Y yo que te creía un pichi... 

Un escalofrío me recorrió por entero cuando escuché que me llamaba “putita”. 

Con los labios cubrí solo la punta y empecé a girar mi cabeza hacia uno y otro lado mientras con la mano le aferraba el tronco. A Marcos le fascinaba que lo hiciera y, al parecer, al encargado del ciber también. Seguí trabajándolo de ese modo durante unos minutos hasta que el flaco tomó cartas en el asunto, abandonó su pasividad y, sosteniéndome la cabeza con ambas manos, con un brusco movimiento de pelvis me la hundió hasta el fondo. Tuve una arcada pero me gustó. No es que Marcos hubiera sido un caballero, pero esa repentina (y hasta entonces desconocida) brutalidad me encendió de tal modo que sentí miedo de mí mismo. Miedo de la ausencia de límites y de las cosas que podría llegar a permitirle en ese rapto de descontrol. Aun así, la posibilidad de resistirme no estaba entre las opciones. Me empecé a pajear al mismo ritmo con que él me cogía por la boca. Me la metía una y otra vez, frotando el glande contra el paladar hasta hacerlo chocar contra la campanilla. Para mí era una sensación sumamente extraña: la verga me llenaba la boca y me daba ganas de vomitar, pero a la vez me erizaba la piel y me hacía desear más y más. 

Por un momento tuve cierta conciencia de la situación y no pude creerlo: allí estaba yo, de rodillas, chupándole la pija a un chabón desconocido, ya sin el menor atisbo de culpa y disfrutando de las guarradas que me decía entre dientes. Porque era de los chongos que gustan de insultar mientras garchan y tenía un repertorio de lo más surtido. Con ritmo descontrolado, las palabrotas parecían coordinarse con los choques de su pelvis contra mi cara. Hasta que la leche me inundó repentinamente la boca. 

Era un semen dulzón (mucho más agradable que el de Marcos) y, para su mayor placer, no dejé escapar ni una gota. 


              

              

              



- ¡Cómo te la comés, hijo de puta! –fue lo único que dijo al recuperar el aliento. 

Yo supuse que todo había terminado. Pero la verga no perdió turgencia y, antes de que yo pudiera ordenar mis ideas, el tipo se puso de pie, me obligó a hacer lo mismo y a apoyarme con las manos en el mueble, y me bajó los pantalones. 

- No chillés que, si el viejo te escucha, por ahí le dan ganas de unirse a la fiesta. 

Acto seguido, se ensalivó la punta de los dedos y me los metió en la raja, jugueteando alrededor del ano, despacio y sin apuro, pero sin penetrar. No puedo decir que me sorprendiera. En mi fuero interno, aquella escena ya rondaba en mi fantasía desde el mismo momento en que el tipo me había mirado por primera vez. La verga se me puso tiesa como nunca y casi eyaculo antes de tiempo. 

- Se nota que te gusta, putita culo roto... Te la voy a meter hasta el fondo y me vas a pedir más. 



              

              

              

Me hablaba al oído y no dejaba de decirme cochinadas. 

Cuando supuso que ya estaba bien lubricado, me hundió un dedo en el culo. Me dolió, pero apenas dejé escapar un quejido que él interpretó como de placer. Y en realidad lo era. Ya se sabe cómo son esas cosas. Junté bastante saliva en el cuenco de mi mano y con la otra lo invité a retirarse por un instante. Me ensalivé bien el culo y luego le regresé el dedo adonde lo había sacado. Esta vez entró más suavemente y gemí con mayor entusiasmo. Empezó a dedearme la próstata, pellizcándome los pezones con la otra mano. De pronto, se detuvo. Al retomar la labor sentí que la presión había aumentado: me había metido dos dedos con total facilidad. Ya estaba preparado para una verdadera cogida. Solo tuve que mirarlo y él comprendió. 

Sin apartar su vista de la mía, volvió a ensalivarse la palma, se la pasó por la verga y empezó a sobarme las nalgas. El falo se coló entre los glúteos con comodidad, deslizándose con lentitud pero aun sin penetrar. ¡Yo ya no podía soportarlo! La tensión era inaguantable. Me abrí las nalgas yo mismo y meneé las caderas en puntitas de pie, tratando de acomodar la pija en el lugar correcto. Me fue imposible y tuve ganas de gritar que me la metiera de una puta vez. Pero la idea de que el viejo quisiera unirse a la fiesta me contuvo. Sin embargo, el tipo comprendió todo y satisfizo mi ruego reprimido. 

La pija se clavó en mi culo con total libertad. Fue como si mi esfínter hubiera esperado desde siempre su llegada. Una penetración serena y natural... hasta que estuvo toda adentro. Sentí el cosquilleo de su pubis contra mi piel, justo en el momento en que su lengua llegaba hasta mi oreja y sus manos se aferraban a mis caderas. Por unas décimas de segundo, pensé que aquello podría terminar de manera romántica... Pero entonces se retiró de mí y me volvió a penetrar repetidamente con brutalidad. Se me erizó todo el cuerpo. Los pezoncitos me dolían de tan apretados. Volvieron las cochinadas susurradas al oído y mi verga se golpeba contra el borde el escritorio. Me estaba propinando la cogida de mi vida y yo no alcanzaba a comprender tanto placer. 

Apenas fui consciente de que estaban las luces encendidas y de que cualquiera que pasase por la vereda habría podido ver nuestros torsos, uno detrás de otro sacudiéndose por encima del mueble. Imposible no darse cuenta de lo que estábamos haciendo. O mejor dicho: de lo que él me estaba haciendo con tanto empeño y yo me dejaba hacer con plena satisfacción. La culeada fue tan espectacular que fue necesaria su mano en mi boca para ahogar mis gemidos. 


              

              

              



Luego hice cuentas y calculo que no pudieron pasar más de veinte minutos desde el momento en que iniciamos la "charla" hasta que él acabó estrepitosamente dentro de mí por segunda vez. Apenas unos instantes después de que yo hiciera lo mismo sobre el teclado. 

Si hubiera sido por mí, habría podido quedarme allí con la poronga en el trasero hasta que se me vencieran las piernas. Pero (repito) "todo concluye al fin". 

El chabón se dejó caer sobre la butaca y yo permanecí de pie, sin poder moverme, con el culo dilatado y las piernas tiritando. Me costó regresar a la realidad. Transcurridos unos minutos, él me dio un par de nalgadas y me comentó con fatiga: 

- Estuvo bueno ¿eh? 




              

              

              

Yo apenas asentí con la cabeza. De pronto, él empezó a reírse. 

- ¡Tenés el orto tan abierto que se te está escapando la leche!!!!! 

¡Y tenía razón! Podía sentir el líquido deslizándose por mi pierna. 

- Bueno -dijo al fin- el trato es este: venite cuando quieras, yo te habilito una máquina y después me pagás con un polvo. ¿Te va? 

Otra vez le respondí calladamente con la cabeza y una sonrisita tímida. 

- Pero si te quedaste con ganas. Esperá una hora más, cierro el local y le seguimos dando. 


              

              

              




Estuve a punto de responder afirmativamente y en palabras, pero justo en ese momento ingresó una pareja, razón por la cual yo me zambullí detrás del mueble y el encargado tuvo que regresar a su puesto. No sin antes susurrarme al oído: 

- Sos mejor que mi novia: la chupás como nadie, entregás el orto y encima ¡no hablás! ¡Más no se puede pedir!

Continúa...




6 comentarios:

  1. your blog is a gift!
    ¡tu blog es un regalo !

    ResponderBorrar
  2. Precioso !!! Ya echaba de menos un buen relato !!! Nunca seme olvidara el momento ara ya 10 añazos que sin saber como ni porque, fuy a dar con una de tus joyitas narrativas, y desde ese mismo instante, ya no no pude pasar sin los buenos ratos proporcionados en este blog.

    Besitossss !!!

    ResponderBorrar
  3. Me encanta como narras, y lo mucho que me calientas ;)

    Muchas gracias.

    Un abrazo.

    ResponderBorrar
  4. Ufff, recuerdo todavía cuando leí esta historia por primera vez hace varios años... buenísima.

    ResponderBorrar

Ponelo con ganas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

SeXXXiones

69 (1) 8teenBoy (2) Abdominales (5) Abel Lacourt (1) Achillias (3) ActiveDuty (1) Actores (7) Actores porno (364) Actualidad (2) Adam A (2) Adam Awbride (1) Adam Baer (2) Adam Bryant (1) Adam Jakubowsky (1) Adam Pick (1) Adrian K (3) Adrian Sotiris (1) Adrian TBW (1) Ahsim Ninuka (1) Aiden Garcia (1) Aiden Ward (3) Alam Wernik (6) Alan Carly (1) Alan Connery (1) Aldo Belucci (1) Alec Loob (1) Aleksandar Rusić (1) Alemanes (1) Alessandro Katz (3) Alex Chandler (1) Alex Faux (2) Alex Orioli (1) Alex Petersen (2) Alex Riley (1) Alexander Muller (1) Alfie Renoid (3) Alfie Wood (3) AllAmericanGuys (1) Allan Aimee (1) Allan Backer (3) Allen King (3) Amor (4) Anah Amory (1) Andre B (4) Andre Donovan (1) André Ziehe (1) Andreas Fault (1) Andrei Karenin (3) Andrej Lasak (1) Andrew Callahan (1) AndrewChristianUnderwear (9) Andy Taylor (1) Angel Cruz (2) Angel Diaz (1) Angel Rivera (6) Animales (3) Anthony Romero (1) Año Nuevo (4) Apolo Fire (1) Aportes Bananeros (1) Arad (5) Arad Winwin (6) Argentino Básico (3) Argentinos (22) Ariel Vanean (2) Arte (39) Arthur Boy (1) Artistas (1) Arturo de Cordova (1) Asher (1) Asiáticos (16) Aslan Brutti (1) Atléticos (8) Atticus Aron (1) Augusta Alexander (1) Austin Armstrong (3) Austin Waitie (1) Austin Wilde (1) Austin Young (2) Austríacos (1) Autofelatio (1) Avery Jones (2) Axel Brown (2) Ayor (4) BadPuppy (3) Bailarines (2) BAM (1) Bananas (Serie) (1) Baptiste Garcia (1) Barbas (1) BarebackLatinoz (1) BareTwinks (1) Bastian Karim (5) Bebotes (235) Belleza (295) Ben Lamar (1) Benjamin Bloom (2) Benjamin Dunn (1) Benn Heights (1) Beso negro (2) Besos (2) BigDaddy (2) BiLatinBoys (1) Billy Taylor (4) Björn Gedda (1) Blake (SC) (1) Blake Mitchell (8) Blake Stone (1) BlakeMason (1) Blanco y negro (17) Bob Durant (1) Bogdam Timchenko (1) Bondage (2) Borek Sokol (2) Boris (BD) (1) BoyFun (4) Brad Chase (2) Brad Fitt (6) Brandon Foster (3) Brasileños (14) Brenner Bolton (1) Brent Corrigan (1) Brent Everett (1) Británicos (15) BrokeStraightBoys (4) Bromo (1) BrotherCrush (1) Bruno (LL) (3) Bruno Krause (1) Bryan McCain (1) Bryce Foster (1) Cade Maddox (1) Café (1) Caleb Anthony (1) Caleb Cummings (1) Calendarios (4) Calendarios 2015 (1) Calzones blancos (4) Cam Vickers (1) Cameron Parks (1) Camille Kenzo (2) Canadienses (11) Carilindos (7) Carl Baxter (1) Carl Ross (7) Carlos Effort (2) Carnaval (4) Carter Blane (2) Castings (1) Cater Woods (1) Celebridades (1) Censura (1) Chad Alec (1) Chad Karzen (2) Chad Stevens (1) Chance (1) Charlie Bogard (2) Charlie Flynn (1) Chasen (2) Checos (112) Chicos de Instagram (5) Chino Darín (1) Chinos (3) Chris Loan (2) Chris Mears (1) Chris Summers (1) Christian Bay (1) Clark Davis (1) Clásicos (23) Claude Cocteau (2) Claude S (5) Claude Sorel (2) Cliff Jensen (1) CockyBoys (13) Colby Chambers (4) ColbyKnox (5) Collin Simpson (1) Colombianos (17) Colton James (1) Colton Reece (2) Consultorio de Sony (2) Cooper Ryde (1) Corbin Colby (14) CorbinFisher (4) Coreanos (4) Corey Hayes (1) Cortos de temática gay (2) Cory Zwierzynski (2) Cosas divertidas (5) Cosas Importantes (6) Cuartetos (1) Cubanos (1) Culos (32) Cumpleaños (17) Curiosidades (1) CuteFox19 (3) Cyann Espaisy (1) Dakota Brown (3) Dakota Payne (3) Dalton Briggs (3) Damian Dickey (2) Damien Dickey (2) Dan Khan (1) Daniel (CF) (1) Daniel (TBW) (1) Daniel Valent (3) Danny Gunn (2) Danny Jones (1) Dano Sulik (4) Dante Colle (2) Danza (3) Darryl Declan (1) Dave Andrew (2) Dayton O'Connor (2) Ddot Tessor (2) Dean Charles Chapman (1) Dean Young (1) DeAngelo Jackson (4) Denis Haron (1) Denis Rizzo (4) Denuncias (1) Deportistas (5) Derek P (1) Desnudos (172) Devin Lewis (2) Devon Felix (1) Dick Casey (2) Dima Novakov (1) Dimitri Kane (1) Diogo (MOL) (1) Dlaor Grebke (1) Dmitry Dickov (1) Doble penetración (8) DoggyBoys (2) Dominic Pacifico (1) Dominik TBW (1) Doryann Marguet (4) Drae Axtell (1) Drake Magnum (1) Draven Milo (1) Dru TBW (4) Duane Fontana (1) Duchas (6) Duncan Ku (1) Dusan Antal (1) Dustin Cook (1) Dylan Hart (1) Dylan Matthews (1) Dylan Simon (1) Edison Fan (2) Eduardo O'Farrill (1) Efemérides (29) El Bebote de Papá (1) El Cazador Checo (17) Elder Edwards (1) Elias Cooley (2) Elijah Alexander (2) Elliot Blue (1) Elliot Finn (1) Ellis (CF) (1) Eloy (LL) (2) Emmanuel (OTB) (1) EmoNetwork (1) EnglishLads (1) EnigmaticBoys (2) Ennio Guardi (1) Entrevistas (1) Enzo TBW (2) Erecciones (16) Eric Harper (1) Erick (MOL) (1) Erik Kovac (4) Erin (TBW) (1) ES Collection (1) Eslovacos (18) Españoles (8) Espectáculos (1) Estadounidenses (145) Europeos (7) Evan Cox (1) Evan Parker (1) Evan Ryker (1) Ezekiel Garcia (1) Fábio Ferraz (1) Facebook (1) FalconStudios (2) FamilyDick (3) Famosos (1) Favoritos (15) Fede (3) Federico del Rey (2) Felix Maze (1) Felix Webster (1) Filip Fialka (1) Filip Smirnov (1) Filipinos (2) Fisayo Akinabe (1) Flaquitos (19) Fondos de pantalla (5) Fotógrafos (10) Fotos (260) Fran TBW (1) Franceses (11) Franko Anderson (1) Frases célebres (2) Fraternity X (1) Fred Calvo (1) French Twinks (7) Frisbee (5) Frisky Summer 2 (5) FuckerMate (3) FunSizeBoys (2) Gabriel Angel (1) Gabriel Jaime (1) Garri TBW (1) Gasthon Barrios (Fotógrafo) (1) Gavin Winters (2) Gayhoopla (6) GayRoom (1) Gilles M (1) Gilles Marais (1) Gimnasio (1) Gino Mosca (4) Grey Donovan (1) Greyson Lane (1) Guardia Suiza (8) Guillaume Côté (1) Gustavo Bustos (2) Guys in Sweat Pants (8) Gynt Klein (2) Halloween (4) Harper (CF) (2) Hawaianos (2) Hayden Brier (4) Hayden Harris (1) Hayden Stephens (2) Hayden TBW (1) Heath Denson (1) HelixStudios (29) Henrique Bailarino (1) Henry TBW (1) Historia (4) Historia de Zekys (10) Historia del porno gay (2) Holden (CF) (1) Hombres Frescos (1) Homofobia (2) Honza Onus (2) Hoyt Kogan (4) Humor (2) Húngaros (28) Hunter Graham (1) Hunter Smith (1) Ian Borne (1) Ian Levine (5) Ian TBW (1) Ida y vuelta (25) Igor Voronin (1) Ilustraciones (3) Ilustraciones en 3D (3) Imaleb (13) Ingleses (16) Ion Davidov (6) Iraníes (4) Islandeses (1) Israelíes (1) Ivan Mraz (6) Ivo Svoboda (1) J D Cadinot (1) Jack Blue (1) Jack Harrer (7) Jack Hunter (1) Jack Robbins (1) Jack TBW (3) Jacob Armstrong (1) Jacob Dixon (2) Jacob Dooley (1) Jacob Ford (2) Jacob Peterson (2) Jacob Santacruz (1) Jadon TBW (2) Jae Gorgeous (2) Jaime del Rey (1) Jake Bass (5) Jake Lyons (2) Jake Parrick (1) Jake Porter (1) Jake Steel (1) Jake Williams (1) James Jamesson (1) James Krupicka (1) Jamie Allen (1) Jamie Sanders (1) Jan Faust (1) Jan Nurad (1) Jason Allen (1) Jason Andrews (3) Jason Paradis (3) Jason Smith (2) Jaxton Wheeler (1) Jaxx Maxim (1) Jay Rock (1) Jay Tee (1) Jayden Robinson (1) Jean Keres (1) Jean Morocco (1) Jean-Daniel Chagall (2) Jeff Daniels (3) Jerry Harris (1) Jess Vill (1) Jesse Charles (1) Jesse Santana (2) Jessie Charles (1) Jessie Montgomery (5) Jet Set (2) Jim Kerouac (9) Jiri Lubov (1) JJ Swift (1) Joan Crisol (Fotógrafo) (2) Joaquín Santana (1) JockPussy (1) Joe Black (1) Joe Keane (1) Joel Birkin (5) Joel Vargas (4) Joey Lafontaine (1) Joey Mills (9) Johan Paulik (1) John Hill (1) John John (1) Johnny Cruz (2) Johnny Rapid (3) Johnny Sheffield (1) Johny Cherry (1) Jon Pastor (1) Jorge Orlando (3) Joseph Banks (1) Josh Brady (1) Josh Green (1) Josh Hunter (1) Joshua Levy (2) Joshua Logan (2) Jóvenes (1) Juegos Olímpicos (1) Jules Laroche (1) Julián Aristizábal (1) Julian Armanis (4) Julian Bell (1) Julien Adagio (1) Jun (LL) (1) Junior Bastos (1) JustForFans (1) Justin Conway (2) Justin Harris (1) Justin Leroy (2) Justin Matthews (2) Justin Owen (1) Justin Underwood (1) KA (1) Kadu Nunes (1) Kai Locks (4) Kaike (1) Kaleb Cross (2) Karel Adamec (1) Kellan Hartmann (1) Kellan James (1) Ken Summers (1) Kenny Seymour (3) Kevin Ateah (1) Kevin Benoit (1) Kevin Warhol (5) Kirill Dowidoff (1) Kirk Gaugin (1) Koby Lewis (1) Kodi (BSB) (2) Kody Knight (1) Koldo Goran (1) Kory Houston (1) Kris Evans (5) Kristian Jensen (1) Kristof Esterhazy (1) Kyle Ross (4) Kyle Willis (2) Kyler Ash (2) La Serpiente y el Dragón (6) Lance Luciano (1) Landon Mycles (2) Landon Vega (2) Lars Norgaard (6) LatinBoyz (3) Latinos (36) LatitinBoyz (1) Leandro Carrizo (1) Leche Latina (5) Lee Foxx (1) Legrand Wolf (2) Leo Grand (1) Leo Rex (1) Leoj Nikrib (7) Leonel Segall (1) Letones (2) Leunam Soir (1) Levi Karter (2) Liam Cyber (2) Liam James (1) Lin Jinfu (1) Lino Belucci (1) Lior Hod (1) Logan Cross (2) Logan Milano (6) Logan Moore (3) Lomazos (288) Los chicos del Cazador (23) Los chicos del Lechero (3) Los pocos elegidos (5) Lucas (MOL) (1) Lucas Angel (1) Lucas Bouvier (1) Lucas Drake (1) Lucas Entertainment (1) Lucas Murnaghan (Fotógrafo) (3) Lucian Fair (2) Luciano Barese (2) Lucio Barese (1) Lucky Taylor (1) Luda Wayne (2) Lukas Ridgeston (8) Luke Allen (1) Luke Hudson (1) Luke Wilder (1) Luky Kolac (1) Luky Svit (5) Mada Ateluhcra (6) Maduros (22) Majos (2) Mamadas (17) Manny (SC) (1) Manuel Rios (1) Marc (CF) (1) Marc Aubrey (1) Marc Vidol (1) Marcel B (2) Marcel Gassion (7) Marcell Tykes (1) Marcello Russo (1) Marcelo (RFC) (1) Marco Bill (1) Marco Paris (1) Marcus Mojo (2) Marcus Rivers (1) Marcus Tresor (1) Marcus Young (2) Marek Chytry (1) Marek TBW (1) Mario Popovic (1) Mark Aubrey (1) Mark Brown (1) Mark Zebro (1) Martin Hovor (1) Martin Osment (1) Martin TBW (1) Martin Valko (1) Masajes (1) Mason Dean (2) Mason TBW (1) Matej Borzik (1) Mateo Vice (3) Material histórico (1) Matt Lambert (2) Matt O'Reilly (3) Matt Woody (1) Matthew Camp (1) Matthew Noszka (1) Matthew Rush. (1) Max Carter (3) Max Ferro (1) Max King (1) Max Penn (1) Max Ryder (2) Max Wyatt (4) MC (1) MEN (8) Men Hard at Work (1) MeninosOnLine (5) MenPOV (1) Mexicanos (2) Michael Castel (1) Michael DelRay (3) Michal Tarkus (1) Mickey Knox (1) Milan Christopher (2) Milan Sabo (2) Milos Janek (2) Mitología (1) MLS (10) Moda (1) Modelos (35) Musculosos (7) Música (1) Naked Boys Singing (1) NakedSword (2) Nando Chaves (1) Navidad (25) Negros (22) Neil Scott (1) Neo (1) NextDoor (14) Niccolo Neri (1) Nick Angels (1) Nick Lamar (1) Nick Mascardo (2) Nick Vargas (4) Nico Leon (1) Nielo (LBZ) (2) Nils Tatum (1) No Porno (2) Noah Brooks (1) Noah Matous (1) Noel (SC) (1) NoirMale (2) norteamericanos (1) Noticias LGBT (4) NTC (4) Odla Icculeb (1) Ondra Black (1) Onig Acsom (3) Onil Icculeb (1) OnlyFans (4) Orgías (1) Orgullo (2) OTB (2) Otoño (1) Pablo (TBW) (1) Pablo Hernández (1) Pajas (45) Pandora Boxx (1) Paraguayos (2) Parejas (226) Parker Matthews (1) Parker Perry (2) Pascua (10) Patric Cardoso (1) Patrik Donovan (1) Patrik Maly (1) Patty Cat (1) Paul Hunter (1) Paul Pratt (1) Paulino (OTB) (1) Paulo Phillipe (1) Pavel Otava (1) Pavol Zurek (1) Payton Connor (1) Películas Completas (1) Pelirrojos (3) Peludos (1) Penes (19) Peter Le (2) Peter Pounder (1) Petr Cernyka (3) Petr Zuska (3) Pierce Paris (2) Pies (2) Pijitas (5) Piscinas (4) Placeres de Oriente (1) Playas (7) Poesía (1) Polacos (3) Pornotubers (4) Portorriqueños (3) Price Hogan (1) PrideStudios (1) Primavera (4) Princeton Price (2) Publicidad (4) Pyotr Tomek (3) Quinn (CF) (1) Radek Smi (1) Rado Viker (1) Rafael Poggi (1) Rainbowmedia (2) Ralph Wood (1) Ramon Macchio (3) Randy Junior (2) RandyBlue (15) Raul Zulu (1) RawFuckClub (1) RawInBrasil (1) Ray Weil (1) Recargados (74) Red Hot Chili Peppers (1) Relatos (24) Reno Gold (2) Rerrah Kcaj (3) Reseñas Biográficas (3) Rey (SC) (1) Reyes Magos (1) Ric Vilarimm (1) Richard (1) Richard (MOL) (1) Ricky Roman (2) Rico Vega (1) River Wilson (1) Roald Ekberg (1) Rob Bisset (1) Robin Castel (1) Roman (1) Roman Ch (1) Roman Chaykin (1) Romeo Foxx (1) Romi Zuska (2) Ron Casella (1) Ropa interior (1) Rose Ryan (1) Rosta Benecky (1) Ruben Bart (2) Rubios (50) Rudy Black (1) Rudy Bodlak (2) Rudy Stone (1) Rudy Valentino (1) Rumanos (3) Rushlight Dante (1) Rusos (24) Rustie Port (2) Rusty Taylor (1) Ryan Bailey (1) Ryan Conners (2) Ryan Jordan (1) Ryan Sage (1) Ryan Sharp (1) Ryan Tomek (3) Ryan Torres (1) Ryuji Suzuki (1) Sacerdotes (1) Sacha K (1) Salvatore Salvi (1) Sam Brooks (2) Sam Santi (2) Sam Williams (1) Samuel TBW (3) San Valentín (3) Sascha Chaykin (1) Scotty Marx (5) Se busca (2) Sean Cody (3) Sean Ford (6) Sean Gomes (Fotógrafo) (1) Sean Zevran (1) SeanCody (1) Seb Priestley (1) Sebastian (CF) (2) Sebastian Bonnet (8) Seguridad Aeroportuaria (1) Selfis (6) Series televisivas (2) Seth Fornea (2) Sexo al aire libre (48) Sexo explícito (317) Sexo Grupal (24) Sexo Oral (6) Shane Harris (2) Shane Hirch (3) Shawn Fox (1) Solo por Diversión (5) Solos (33) Sony (9) SouthernStrokes (1) Spencer Laval (1) Squirtz (2) Stanley (EB) (3) Staxus (26) Stefan Andersen (1) Steve Rogers (1) Steven Andrade (1) Str8Hell (2) Stu (SC) (2) Suecos (1) Sun Chayanut (1) Sven Laarson (2) Syhr Reggaj (1) Tailandeses (1) Taiwaneses (2) Tanner (SC) (1) Tannor Reed (1) Tatuados (13) Taylor Reign (1) TBW (18) Tegan Reins (1) Têtu (1) Thiago (1) Thierry Aulin (2) Tim Hamilton (1) Tim Kruger (1) Tim Walker (1) TimmyTaylor (1) Timo Garrett (1) TimTales (1) Tito Delray (1) Titus Snow (1) Toallas (1) Tobias Mose (1) Tom Daley (3) Tom de Finlandia (1) Tom Hunks (1) Tomas Belko (2) Tommy Hunter (3) Tony Conrad (5) Topher Di Maggio (4) Tory Andrews (1) Trabajadores (6) Trailers (1) Trans (2) Travis (CF) (1) Tríos (55) Tristan Adler (1) Troy Ryan (1) Troy Stevenson (1) Tucker Jennings (2) Tunesinos (1) Ty Mitchell (1) Tyler Hill (1) Tyler Johnson (2) Tyler Torro (3) Ucranianos (4) UkNakedMen (3) Uriel Ramirez (1) Uriel Yekutiel (1) Vadim TBW (3) Vadim Van Neerland (1) Verano (6) Verano Juguetón (5) Vergas (16) Vergas grandes (43) Victor (1) Videos del Amigo Bello (67) Videos educativos (3) Videos Musicales (10) Videos porno (350) Videos publicitarios (15) VIH/SIDA (2) Vincent (GISP) (1) Vlado Iresch (1) Wapo (LBZ) (1) Warwick Rowers (1) Wes Campbell (1) Wess Russel (1) Will Braun (3) Will Sims (1) WilliamHiggins (2) Xander Hollis (1) Yago (RFC) (1) Yannick Modine (3) Yannis Paluan (1) Yoan Desanges (1) Youtube (1) Yuri Adamov (1) Yves Carradine (1) Zac DeHaan (3) Zach Taylor (1) Zane Porter (2) Zayn Parker (1) Zeb (CF) (1) Zekypedia (11) Zilv y Rourke (2)

La forma correcta de ponerlo



... Y cuando sientas que la vida te supera...